Pros y contras de los tanques de almacenamiento de combustible de plástico y acero

Un tanque de almacenamiento de combustible hecho para este propósito es una pieza imprescindible del kit en cualquier sitio de trabajo que tenga la intención de almacenar combustible. La mayoría de los tanques están hechos de plástico o acero. El material preferido dependerá del uso previsto y las demandas específicas de un negocio. Echemos un vistazo a las ventajas y desventajas de los diferentes tanques:

El plastico

Los tanques de plástico se crean utilizando un tipo muy común de plástico como el polietileno, que es una opción práctica para hacer objetos pesados.

Un beneficio importante del material plástico es la construcción ligera. Esto hará que sea mucho más barato y más fácil de transportar e instalar en comparación con las alternativas en acero. El plástico tiene la capacidad de actuar como un aislante para prevenir o al menos reducir la transferencia de calor desde el entorno local. Están disponibles en muchas formas y tamaños diferentes para satisfacer las necesidades específicas. Si un diseño estándar no es un ajuste práctico, a menudo existe la opción de tener un diseño personalizado construido. Además, el material es naturalmente flexible, lo que significa que puede deformarse bajo grandes cantidades de esfuerzo, pero típicamente se puede reparar sin comprometer la integridad del tanque.

Más allá de los muchos aspectos positivos de los tanques de plástico, también hay algunos aspectos negativos a considerar. Por ejemplo, el tamaño total es mucho más pequeño que las alternativas en acero. El tamaño máximo está en la región de 1,750 galones. Además, no debe colocarse en un área que esté constantemente expuesta a la luz solar intensa, que comenzará a deteriorar y debilitar el material plástico.

Acero

La mayoría de los tanques de acero están construidos con un diseño de pared simple o doble. Uno de los beneficios más atractivos de este tipo de tanque es la naturaleza sólida de su construcción. Son capaces de aceptar muchos castigos y terminarán fácilmente un golpe que podría causar un daño significativo a las alternativas en plástico. El acero es un material no poroso, lo que significa que no absorbe sustancias químicas ni combustible, por lo que existe la opción de reciclar el material básico en el futuro. Además, este tipo de tanque está disponible en tamaños más grandes que pueden alcanzar los 28,000 galones o más.

Al igual que los modelos de plástico, los tanques de acero también tienen algunos aspectos negativos. Los tanques serán muy pesados ​​incluso cuando estén vacíos, por lo que la capacidad de transporte será más difícil y costosa. Además, es necesario mantener adecuadamente el tanque para evitar problemas con el óxido y la corrosión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here