Métodos de análisis del estado financiero.

La variedad de métodos se puede utilizar para evaluar la posición actual y la efectividad de la compañía, en base a los datos de los estados financieros. Los más importantes son el análisis de proporciones, el análisis vertical y horizontal, el análisis de cambios año a año, la comparación de competidores, etc. Estos métodos se utilizan para descubrir los puntos de inflexión, que son eventos y tendencias específicas que indican cambios que pueden influir en el rendimiento financiero futuro de la compañia.

El análisis de ratios es un método eficiente de evaluación de desempeño de la empresa, que permite abordar la situación financiera de la empresa desde diferentes ángulos. Dependiendo de las necesidades de un analista, los ratios financieros pueden ser una herramienta para medir la liquidez, la sostenibilidad financiera, la actividad o la rentabilidad de la empresa (estas son las principales categorías de cocientes existentes). La aplicación del análisis de ratio a los estados financieros de la compañía puede ser la base para diferentes conclusiones sobre la salud del negocio, así como para la predicción de posibles tendencias de desarrollo en el futuro. Es útil para una amplia variedad de usuarios: desde los propietarios de la compañía, que buscan las formas de mejorar la eficiencia de su negocio, hasta los inversionistas existentes y potenciales, considerando el análisis de ratio como su herramienta de administración de riesgos.

Los índices de líquidos proporcionan la medida de la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones actuales. Los objetos del análisis del índice de liquidez son principalmente los activos y pasivos corrientes de la compañía. La capacidad de pagar la deuda a corto plazo es un indicador importante de la estabilidad financiera de una empresa. Los principales índices incluidos en este grupo son el índice de efectivo, el índice rápido, el índice actual y otros.

Para medir la sostenibilidad financiera de una empresa, se está aplicando el análisis de ratio de deuda. Indica la capacidad de una empresa para llevar su deuda a largo plazo. Generalmente mayor deuda significa mayor riesgo de quiebra; es por eso que es importante entender si la compañía tiene suficientes fuentes de financiamiento para cumplir con sus obligaciones a largo plazo. Los principales ratios de esta categoría son el ratio de deuda, el interés acumulado, el coeficiente de deuda / capital, etc.

Los ratios de actividad miden la eficiencia de la utilización de los activos de la empresa. Indica el nivel de eficiencia de la gestión de activos de la empresa. Si el uso por parte de la compañía de sus inventarios, activos fijos y cuentas por cobrar es lo suficientemente efectivo, los índices de actividad reflejarán las tendencias positivas. Este grupo de ratios incluye el volumen de negocios total de activos, el volumen de negocios de cuentas por cobrar, el ciclo de conversión de efectivo y otros.

Una de las medidas más importantes del desempeño de la compañía es un grupo de parámetros de rentabilidad. Estas proporciones miden la capacidad de la empresa para obtener ganancias, que es el objetivo clave del negocio. En general, los índices de rentabilidad se dividen en márgenes (que muestran la capacidad de la empresa para transformar el dinero de las ventas en ganancias) y los rendimientos (que miden la capacidad de la empresa para generar retornos para los accionistas). Las razones clave de esta categoría son el margen de beneficio neto, el rendimiento de los activos y otros.

Todos los datos necesarios para el cálculo de los índices mencionados anteriormente se pueden obtener de los estados financieros principales de la compañía (balance general, estado de ingresos, etc.). Normalmente, incluso si un conjunto de las mismas relaciones calculadas para los diferentes períodos no proporciona información suficiente para un análisis de precisión, aún reflejará una tendencia positiva o negativa en el desarrollo de la empresa. Para evitar conclusiones engañosas, es necesario comparar todos los ratios calculados con los principales competidores y con los promedios de la industria.

El análisis vertical y horizontal proporciona información sobre la estructura y la dinámica de los activos de la compañía, las fuentes de recursos financieros y los resultados financieros. El análisis vertical muestra el peso de los diferentes elementos y ayuda a comprender si están bien equilibrados. Por ejemplo, la alta proporción de cuentas por cobrar comerciales significa que los clientes distraen parte del capital del proceso operativo. Esto puede llevar al aumento del costo de la atracción de recursos financieros adicionales. El análisis vertical del capital y los pasivos ayuda a comprender si los acreedores están bien protegidos. Dada una alta proporción de capital, se puede asegurar que en caso de insolvencia, los proveedores de recursos financieros recibirán su dinero de vuelta. El análisis vertical de los resultados financieros muestra cuán importantes son los diferentes ingresos y gastos para la empresa y cuál es su papel en el proceso de obtención de ganancias.

El análisis horizontal presenta el cambio del mismo valor del elemento durante el período que se revisa. Como parte del análisis horizontal, el análisis de cambios de un año a otro ayuda a predecir el desempeño futuro en base a la información financiera de años anteriores. Teniendo en cuenta las tendencias industriales y macroeconómicas, un analítico puede evaluar los riesgos financieros de la empresa. Por ejemplo, la reducción anual del capital de trabajo puede llevar a la pérdida de liquidez. Una fuerte tendencia a perder capital significa que la empresa puede quebrar.

Es importante notar que las condiciones financieras difieren entre las industrias. Por ejemplo, la industria de software de automatización está en aumento, mientras que las compañías de extracción de gas tienen problemas relacionados con el bajo precio del combustible en el mercado global. Por eso es necesaria la comparación con sus principales competidores. Las empresas están trabajando en las mismas condiciones, por lo que ayuda a comprender mejor la efectividad de la gestión. Un mejor desempeño en el mismo mercado significa una mayor eficiencia financiera. Un analítico también puede comparar los indicadores de la empresa estudiada con los promedios de la industria.

Los resultados generales del análisis financiero de la empresa deben reflejar el resultado de cada método utilizado. Un analítico puede enfatizar las fortalezas y debilidades financieras y dar su opinión sobre las perspectivas de la compañía. Dependiendo del objetivo de análisis del estado financiero, uno puede responder las siguientes preguntas:

1. ¿Qué tan efectiva es una empresa?
2. ¿Qué tan fuerte es su posición actual?
3. ¿Qué es un valor de los activos netos?
4. ¿Qué tan bien están protegidos los acreedores?
5. ¿Existen amenazas a la sostenibilidad financiera de la empresa?
6. ¿Hay algún cambio que influya en el rendimiento futuro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here