Lograr un cambio positivo en su organización

Hay pocas dudas de que la organización de hoy se ve desafiada por una necesidad cada vez mayor de cambiar. La necesidad de cambiar está pensada por la competencia, las nuevas tecnologías, el desarrollo de nuevos productos o servicios, la explosión de los mercados, los nuevos métodos de mercadeo y la necesidad de desarrollar las habilidades de las personas para enfrentar estos desafíos.

No hace mucho, una importante empresa manufacturera decidió cambiar una de sus instalaciones de producción más grandes a “la planta del futuro”. Llevó a cabo remodelaciones intensivas y reemplazó todos los equipos de producción con máquinas de control numérico de última generación. Se hizo muy poca planificación y reeducación del liderazgo y los trabajadores.

Cuando se reabrió la instalación remodelada, la confusión masiva fue evidente y no pasó mucho tiempo antes de que todo se detuviera. Los trabajadores se resistían a aprender nuevas operaciones y el liderazgo no entendía cómo debía proceder el nuevo flujo de trabajo. Finalmente, después de varios intentos de hacer que las cosas funcionaran, la alta dirección cerró las instalaciones. Se perdieron millones de dólares, así como un par de miles de empleos.

Tratar de lograr un cambio exitoso en una organización requiere planificación en todos los niveles. La resistencia al cambio que ambos líderes y miembros ofrecerán casi seguramente debe ser superada. La capacitación sobre nuevos métodos de trabajo y nuevos equipos debe ofrecerse tanto al liderazgo como al trabajo. La implementación de todos los aspectos del plan de cambio debe ejecutarse y monitorearse para garantizar el progreso. El refuerzo de “la nueva forma de hacer las cosas” es necesario a largo plazo.

Como humanos, tendemos a disfrutar de la seguridad de la rutina. Cuando se realizan intentos de cambiar la rutina con algo nuevo, se debe ofrecer apoyo en todos los puntos críticos para garantizar que el proceso de cambio sea positivo.

Debido a la creciente necesidad de que las organizaciones cambien para sobrevivir y prosperar, el liderazgo en las organizaciones debe tener planes escritos específicos que reflejen cómo ocurrirán los cambios, los pasos que deben tomarse y la asignación de personal para garantizar que el esfuerzo de cambio se desarrolle e implemente. . Aquí hay algunas preguntas que, cuando se responden, pueden ayudar a proporcionar orientación para el esfuerzo de cambio:

-¿Cuáles son exactamente los cambios que queremos hacer? (producto o servicio, proceso, equipo, esfuerzo de mercado, líder / trabajador / participación del cliente)

-¿Qué tan intensivo será este esfuerzo de cambio? (afectará a un área de la organización o afectará a la organización)

-¿Este cambio requerirá enfocarse en diferentes “valores” y cómo se transmitirá?

-¿Quién estará involucrado en liderar el esfuerzo de cambio?

-¿Quién se verá afectado por el esfuerzo de cambio? (líderes, miembros de la fuerza laboral, clientes)

-¿Qué tipo de entrenamiento será necesario y para qué? (líderes, miembros de la fuerza laboral)

Una vez que se consideran y responden las preguntas anteriores, se puede desarrollar e implementar un plan de cambio. Las posibilidades de un esfuerzo de cambio positivo son mayores cuando todos los niveles de la organización están involucrados y comprometidos. Es importante tomar un tiempo apropiado para planificar el esfuerzo y para una implementación exitosa.

Debido al mundo en constante cambio en el que vivimos, la vida organizacional se ve obligada a adaptarse mejor para sobrevivir y crecer. Así, el cambio se vuelve cada vez más constante. Con una planificación e implementación adecuadas, el esfuerzo de cambio en una organización puede ser un esfuerzo positivo. El resultado final es una organización que está preparada para satisfacer las necesidades de sus usuarios finales, no solo ahora, sino también en el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here