Al negociar, siempre debe estar consciente de los problemas de la falacia. En una negociación, los problemas de la falacia se ofrecen como proposiciones, que son opuestas entre sí. Se presentan de tal manera que parecen ser las únicas opciones disponibles.

Al discutir los dilemas de la falacia con algunos negociadores, han declarado que identificar y usar las falacias en una negociación puede ser confuso. Este artículo le dará una idea de cómo puede participar con éxito con ellos.

Aquí está el desafío con los problemas de la falacia, cuando negociar tales propuestas puede posicionarse para dirigir su proceso de pensamiento hacia cualquiera de las opciones presentadas. En realidad, puede haber una serie de otras soluciones posibles que se excluyen de su proceso de pensamiento simplemente porque se le indica que considere solo la propuesta ofrecida. Por lo tanto, otras soluciones posibles nunca son consideradas. Es por eso que debes tener en cuenta cuando se presentan falacias.

Sin embargo, si bien tiene en cuenta que se utilizan dilemas de falacia contra usted, pueden ser una herramienta extremadamente útil para tener. Si emplea esta táctica / estrategia en el momento adecuado, puede mejorar sus esfuerzos de negociación.

Cómo protegerse contra los problemas de la falacia en sus negociaciones.

La mayoría conoce la promesa, si mentirás, harás trampa, ¡y si harás trampa, robarás! Si aceptas esa promesa como un truismo, eres susceptible a la falacia.

Si bien puede ser cierto que los mentirosos que engañan también pueden robar, o participar en cualquier combinación de actividades nefastas, no significa que todos los tramposos roben, etc. Ese es el dilema de la falacia.

Por lo tanto, para protegerse contra los problemas de falacia durante una negociación, no acepte que ninguna proposición tenga solo dos alternativas.

Nota: si estás en el centro de una negociación y sientes que te están forzando a pensar que solo hay opciones, pausa. Tómese el tiempo para reflexionar. Observe lo que hace el otro negociador. Si intenta presionarlo para que tome una de las decisiones ofrecidas, considere la posibilidad de ralentizar la negociación siendo más deliberado acerca de sus opciones.

Cómo utilizar dilemas de falacia en tus negociaciones.

Usted sabe cómo protegerse contra este dilema, inviértalo para emplear su uso contra el otro negociador. Para ser más efectivo, considera introducirlo de dos maneras.

  1. Cuantitativo: use este tipo de oferta cuando desee limitar la perspectiva del otro negociador a un rango específico (por ejemplo, preferiría tener cero o mil); esta oferta excluye el hecho de que a través de condiciones de pago u otros arreglos, podría obtener más de mil.
  2. Cualitativo: implemente este método cuando intente alterar el estado de ánimo emocional del otro negociador (por ejemplo, preferiría alejarse con nada o algo).

Lenguaje corporal – Añadir valor a través del énfasis de la entonación.

Con el lenguaje corporal, en este caso la comunicación no verbal, las palabras que le dan mayor o menor énfasis dictan la importancia que transmiten esas palabras. Dicho dictado también transmitirá un sentido de importancia al presentar sus falacias. Como tal, considere de antemano las palabras que usará para transmitir la sensación de urgencia necesaria al realizar sus ofertas y cómo beneficiará esto en su presentación de falacia.

Ahora que tiene una mayor conciencia de los problemas de la falacia (¿captó lo que acabo de hacer sobre su conciencia (es decir, si algo es verdad, no puede ser falso)? Utilícelos en sus negociaciones. Sepa que las cosas se salen de control en la medida en que usted no las controla. Por lo tanto, cuando se le presente una oferta, considere todas las opciones asociadas con la posible solución de esa oferta … y todo estará bien con el mundo.

Recuerda, siempre estás negociando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here