Consejos de negocios: palabras de los sabios

Si tienes tu propio negocio, sabes lo difícil que es mantenerlo a flote. ¿Alguna vez sentiste que necesitabas hacer más? ¿O te estás perdiendo algo? Hemos recopilado algunos consejos prácticos de los hombres grandes que usaron estos para hacer sus historias de éxito.

Comunicación

La comunicación es importante en todos los aspectos de la vida y los negocios definitivamente no son una excepción. Usted se encontrará gritado por los clientes o tendrá una pequeña pelea con sus compañeros de trabajo o empleados, y la clave de todo es tener una sesión o una llamada telefónica y simplemente hablar para encontrar una manera de resolver el problema. . Nunca resuelvas problemas a través de correos electrónicos o mensajes de texto. Llame a su cliente y encuentre una manera de resolver el problema mediante la comunicación.

Si no está escrito, no está hecho

La documentación es importante y esto no se puede enfatizar lo suficiente. Los contratos son muy esenciales en cualquier negocio. Si está haciendo un trato con un cliente, en realidad no es un “trato hecho” si solo se acuerda a través de un apretón de manos; tómese el tiempo para aclarar los términos con el cliente y haga que un abogado cree un contrato que puede ser modificado por cualquiera de las partes involucradas. También se necesitarán contratos para sus empleados, proveedores o servicios que usted preste a los clientes.

El cliente siempre tiene la razón

Aunque puede sonar como un cliché, los dueños de negocios deben cumplir con esta regla. Cuando su negocio esté en falta, admítalo y busque una manera de arreglar las cosas. A veces, los clientes solo necesitan escuchar una disculpa y que eres lo suficientemente hombre como para asumir la responsabilidad, incluso si te duele (y a tu billetera). Tus clientes necesitan un poco de TLC y es genial dar mucho de ello.

Cortar los lazos

Nunca contrates a alguien que no puedas despedir. La mayoría de las veces, contratar a alguien importante para ti solo terminará mal. Mantenga su negocio separado de su vida personal para evitar problemas (o documentos de divorcio).

Confiando en tus instintos

Hay un dicho que dice: “Cuando tengas dudas, tíralo”. Siempre confía en tu instinto. Cuando algo no se siente bien, generalmente es una forma de decirte que es algo por lo que no deberías ir.

Crea un sistema y apégate a él

Siempre tenga un sistema claro para mantener todo organizado. Un secreto para un gran negocio es la consistencia; tener tareas rutinarias y operaciones estándar y atenerse a ella.

¿Competencia? ¿A quien le importa?

No pierdas tu tiempo en la competición. Algunas personas se quedan demasiado en el otro equipo cuando deberían trabajar por su cuenta. En su lugar, use ese tiempo para trabajar en su negocio para ser mejor y más fuerte para sus queridos clientes. Recuerde: cliente feliz = negocio feliz.

Nunca pierdes. Esta es probablemente la mejor lección que siempre debes recordar. En los negocios, no hay ganar o perder. Solo ganas o aprendes. Si falla, aprenda de ello, trabaje en él y asegúrese de que no vuelva a suceder. El tiempo es precioso y no debemos desperdiciarlo pensando en nuestras pérdidas o doblando nuestras fallas como errores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here