Conceptos básicos sobre tratamientos acústicos: tipos y formas de tratamiento acústico y dónde pueden utilizars

Tratamientos arquitectónicos acústicos para principiantes!

Hay una diferencia clave entre el tratamiento acústico y la insonorización: el tratamiento acústico tiene como objetivo hacer que una habitación sea óptima para el beneficio de una aplicación determinada, en lugar de evitar que el sonido se escape. En este post, discutiremos qué opciones están disponibles para lograrlo.

Tamaño de la habitación, dimensiones y forma

Las dimensiones de la sala tienen un impacto significativo en lo que se escucha en la sala. Las ondas de sonido pueden rebotar las paredes y agregarse al sonido directo, lo que lleva a reflexiones tempranas, eco de aleteo y reverberación. Cuanto más grande es la habitación, más grandes son sus efectos. La cantidad que queramos agregar a nuestro sonido directo realmente depende de la aplicación. ¿Va a ser una sala de conciertos de música clásica? ¿Estamos grabando instrumentos aquí para que puedan ser adecuados para el trabajo de estudio? Estas aplicaciones tienen diferentes demandas y requieren el tipo adecuado de tratamiento acústico. Es evidente que el tratamiento acústico es tanto una ciencia como un arte. En el Boston Symphony Hall, grandes estatuas (probablemente puestas allí por otras razones) en el lado, entre otras cosas, contribuyeron a la acústica ideal para el rendimiento clásico. Las ondas de sonido también tienen longitudes de onda variables, y si la distancia física entre 2 paredes sólidas coincide con la longitud de onda de una frecuencia dada, un fenómeno conocido como onda estacionaria (también conocida como modo resonancia o sala) ocurre cuando la onda se forma entre las 2 paredes. Es similar a empujar a una persona en un columpio con el ritmo justo: hacerlo dará lugar al columpio máximo. Esto no es bueno para la escucha crítica, ya que aumenta artificialmente la amplitud de la frecuencia asociada. La escucha crítica se vuelve inexacta y los instrumentos grabados se colorean. Este fenómeno afecta a las superficies a lo largo de la longitud, el ancho y la altura de la habitación. Tales resonancias son llamadas modos axiales. Además, el sonido puede rebotar de las paredes más de una vez, lo que lleva a resonancias más complejas, como los modos tangencial y oblicuo. Este es un tema pesado, por lo que lo dejaremos para futuras publicaciones. La mayoría de nosotros no tenemos software especializado para tratar esto, por lo que estos son algunos valores útiles conocidos como relaciones de pernos que nos ayudan a diseñar las dimensiones de la sala. Son los siguientes:

1: 1.14: 1.39

1: 1.28: 1.54

1: 1.60: 2.33

Tenga en cuenta que estos valores se pueden utilizar en cualquier orden si se trata de longitud, anchura o altura. Estas proporciones no son de ninguna manera la última palabra sobre lo que deberían ser las proporciones perfectas de habitación y los tratamientos acústicos relativos; simplemente nos dan una guía general basada en lo que ha funcionado a lo largo de los años en situaciones reales. Las paredes paralelas también conducen a ondas estacionarias, por lo que en situaciones de grabación profesional, es mejor mantener las paredes en un cierto ángulo para reducir este fenómeno.

Absorción de sonido

Obviamente, las dimensiones de la habitación deben determinarse en la etapa de construcción de un espacio. Muchas veces, las dimensiones de la sala de un espacio existente no caen en proporciones ideales y es raro encontrar una sala de uso general con paredes no paralelas. Para combatir este problema, podemos utilizar una variedad de métodos, el primero de los cuales es a través de la absorción del sonido a través de paneles de pared, paneles de techo, etc. Los absorbentes se pueden clasificar en 2 categorías: absorbentes basados ​​en la velocidad y absorbedores basados ​​en la presión. Cada uno tiene sus propias fortalezas y debilidades.

Absorbentes basados ​​en la velocidad

Cualquier panel acústico o trampa de bajos que utilice material poroso pertenece a esta categoría. Los materiales pueden variar desde fibra de vidrio, lana de roca, espuma, etc. Atenúan la energía del sonido convirtiéndola y liberándola como energía térmica. Pueden reducir la energía del sonido en la mayor parte del rango de frecuencias, aunque los paneles más gruesos pueden absorber frecuencias más bajas. Dado que cubren un amplio rango de frecuencias, también se conocen como absorbentes de banda ancha. Los absorbentes basados ​​en la velocidad son tratamientos de acupuntura útiles para abordar problemas generales, como compensar modos de habitación menos que ideales y controlar el tiempo de reverberación de una habitación.

Absorbentes a base de presión

Este tipo de tratamientos acústicos ocupan menos espacio que los absorbentes basados ​​en la velocidad y se utilizan principalmente para abordar problemas de baja frecuencia. Absorbentes de paneles sellados, resonadores Helmholtz, absorbentes de membrana entran en esta categoría. Estos son absorbentes de banda estrecha y se utilizan para apuntar a una frecuencia específica. Se vuelven ineficaces si es necesario abordar un amplio rango de frecuencias y, si no están bien diseñados, pueden resonar a una frecuencia no deseada.

Materiales varios

Es probable que la habitación tenga muebles, alfombras, sofás, ventanas y muchas otras cosas que pueden afectar el sonido. Incluso tener más personas en la habitación tiene un efecto sobre los tratamientos acústicos.

Los objetos absorben el sonido en cantidades variables en frecuencias particulares. La colocación del orador también es crítica. Hay áreas en una habitación que pueden causar que el sonido reflejado de una pared provoque la cancelación de la fase con lo que se escucha en el altavoz (también conocido como Interferencia de límites del altavoz). Encontrar el lugar adecuado para la ubicación de los altavoces debe ser una prioridad, según la geometría de la sala. Una vez que se encuentra el mejor lugar, entonces podemos usar algunas de las herramientas mencionadas para abordar los problemas que quedan. Todos los factores deben ser tomados en cuenta o utilizados para nuestro beneficio.

Poniendo las herramientas juntas

El nivel de complejidad en el tratamiento acústico realmente depende del presupuesto y la aplicación. Para un entorno crítico de audición, el tiempo de reverberación debe calcularse razonablemente y deben utilizarse los absorbentes correctos para tratar los modos de sala ofensivos. Esto puede ser difícil y requiere experiencia técnica, así como experiencia, ya que a veces los resultados del mundo real no coinciden con los números. Un error que surge a menudo es la colocación exagerada de los paneles acústicos y las trampas de bajos. Cuando se usan demasiados paneles de absorción de espuma, la frecuencia de bajos se vuelve más fuerte de manera confiable y hace que sea aún más difícil abordar la respuesta de frecuencia desigual. Una sala demasiado muerta también es mala para la grabación de instrumentos donde la acústica de la sala desempeña un papel importante en su color: guitarras, violines y tambores.

Conclusión

Como puede ver, el tratamiento acústico debe estar dirigido a una aplicación específica. No hay una habitación que sea buena para todos los propósitos. La complejidad involucrada puede ser asombrosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here