En sus negociaciones, leer el lenguaje corporal con precisión le dará una gran ventaja. Entonces, ¿qué gestos del lenguaje corporal debes observar para obtener esa ventaja?

Este artículo responde a esa pregunta y le permite fortalecer sus esfuerzos de negociación.

Crear una base para la precisión Leer el lenguaje corporal:
Como el lenguaje corporal de cada persona puede diferir de los demás, debe saber cómo actuará la persona con lo que negociará en una situación determinada. Para evaluar esto, observe cómo ese individuo actúa / reacciona en lo que es normal para ella; hacer esto cuando la persona está en un ambiente no amenazador. Observe sus gestos con las manos, el movimiento de los ojos, la selección / uso de palabras, el tono del habla y la disposición general. A partir de esta observación, podrá comparar sus presentaciones futuras y determinar hasta qué punto puede o no estar enamorada de su oferta.

Gestos con las manos:
Los gestos con las manos pueden dar una gran visión de la mente de alguien. Para obtener esa perspectiva, observe si alguien tira sus manos hacia ellos cuando está hablando, en comparación con alejar sus manos. Tirar de sus manos hacia ellos indica algo que ellos quieren, en lugar de alejarlos, indicando algo que no quieren.

Movimiento de los ojos:
El movimiento de los ojos de alguien denota su proceso de pensamiento y cómo están sopesando la información. Como ejemplo, si le pregunta a alguien qué ocurrió en el pasado, la mayoría mirará hacia arriba y hacia la izquierda. Si pregunta por su perspectiva de futuro, la mayoría mirará hacia arriba y hacia la derecha. Una vez que haya establecido los cimientos de cómo alguien usa el movimiento de sus ojos, tendrá pistas internas de los pensamientos que está contemplando cuando presenta una oferta / contraoferta, según lo que hacen con sus ojos.

Tono, ritmo, elección de palabras:
Siempre tenga en cuenta el tono, el ritmo y las opciones de palabras que el otro negociador utiliza para transmitir información. A modo de ejemplo, si tiene una naturaleza monótona en su voz y luego se vuelve animada y alegre, durante esta última muestra excitación. Cuando está en el último estado, ese es el momento óptimo para presentar su oferta.

Cuando decreta el ritmo al que está hablando, se pone en modo reflexivo (es decir, reflexiona más sobre el tema). En el momento en que acelera su ritmo, se está imaginando lo beneficiosa que podría ser su propuesta.

Las opciones de palabras que usa (p. Ej., Creo que podría funcionar en comparación con lo que sé que funcionará), también se pueden usar como un creador de millas para evaluar y determinar la confiabilidad de su aceptación de su oferta. Por lo tanto, debe aumentar su conciencia de tal uso.

Disposición general:
Siempre preste mucha atención a la disposición de alguien y evite las negociaciones cuando su disposición sea baja. Si siente que la disposición de alguien disminuye durante la negociación, indique lo que está sintiendo y está buscando su retroalimentación. Si confirman una baja en su disposición, pregunte por qué es así. Una vez que tenga esa idea, elija sus próximos pasos con cautela. No quieres negociar cuando alguien está en ese estado mental. También se debe saber que algunos negociadores utilizarán la exhibición de una disposición inferior como una estrategia.

Las sugerencias mencionadas anteriormente son simplistas, lo que significa que hay mucha más profundidad en la que debe participar para ser más hábil en la lectura e interpretación precisa del lenguaje corporal.
Basta con decir que, en la medida en que sea preciso al leer el lenguaje corporal de una persona, aumentará la probabilidad de alcanzar los objetivos que ha establecido para la negociación … y todo irá bien con el mundo.

Recuerda, siempre estás negociando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here