Alguien dijo una vez: “Todo es justo en el amor, la guerra y las negociaciones”. Si eso es verdad, la información errónea y la información errónea son armigres que algunos negociadores usan como armas de destrucción masiva.

Para poder combatir mejor la desinformación y la desinformación en las negociaciones, debe conocer la diferencia entre los dos antes de poder abordar cualquiera de los dos. La pregunta es, ¿hasta qué punto estás preparado para lidiar con este tipo de estrategia?

La desinformación puede ser desalentadora al descifrar la verdad. Junto con la desinformación, la verdad puede llegar a ser casi indetectable. Observe lo siguiente para hacer la distinción menos evasiva.

  1. Desinformación versus desinformación

Comprende que hay una diferencia entre la desinformación y la desinformación. Si bien la distinción entre los dos puede tener aspectos similares, su uso es lo que realmente los distingue.

La información errónea es información errónea que se entrega para alterar intencionalmente o no tu proceso de pensamiento. También se puede utilizar como una forma de aislarse (por ejemplo, no quise citar erróneamente esa información). Más adelante en la negociación, esa táctica puede convertirse en una trampa que resta valor a la credibilidad del usuario, si se usa con demasiada frecuencia.

La desinformación es el intento intencional de difundir información falsa con el propósito de engañarlo. Eso hace que su uso sea más peligroso en una negociación. También habla del carácter de su usuario. Si conoce la intención del usuario de persuadirlo, tendrá una idea de cuál de estas modalidades puede usar para lograr sus objetivos.

  1. Conozca el carácter del negociador

Cuando conoce el carácter de alguien, puede evaluar y determinar con mayor precisión su intención. Por lo tanto, saber que un negociador no se aventuraría en el territorio de la desinformación podría llevarlo a ser más comprensivo si cita incorrectamente información. Por otro lado, si sabe que está tratando con un individuo tortuoso, uno que no tiene una relación con la verdad, sería prudente no otorgarle el perdón cuando cite la información. En tal caso, es posible que lo hayas atrapado en una mentira de la que es consciente. Deje que se meta en este dilema y evalúe lo que hace. Si lo hace, también le dará una gran idea de la posibilidad de que la información sea desinformación o desinformación. Además, puede abordar el tipo de información que se le está transmitiendo al referirse a una autoridad superior que es lo que los refugiados han recibido. Puede hacer esto, incluso si la autoridad y / o información que cita no es real. Se llama farolear.

  1. Identificar el tiempo y la intención

Después de abordar los pasos 1 y 2, evalúe la intención de la información que recibió. Hágalo con la idea de qué impacto debe tener en usted, qué acciones debe realizar como resultado de la información. Además, tenga en cuenta el momento de su liberación. Si evalúa que tiene la intención de evocar una acción o pensamiento en particular, evalúe cuál podría ser la intención general y hacia dónde podrían conducir esas acciones. Si sientes que algo no está bien, no continúes. En su lugar, pregunta a qué deberías prestar más atención.

Si bien la desinformación y la desinformación pueden ofrecer desafíos durante una negociación, ser consciente de cómo combatirlos puede disminuir su potencia. Una vez que adopte una mentalidad intensificada al tratar con ellos, sus esfuerzos de negociación no estarán cargados con el grado de consternación que de otro modo podría existir. Por lo tanto, al adoptar estas estrategias al tratar con información, tendrá una mejor perspectiva sobre la información con la que trata … y todo estará bien con el mundo.

Recuerda, siempre estás negociando!

#NegotiatingWithABully #Bullying #Bully #negotiations #Negotiator #HowToNegotiateBetter #CSuite #TheMasterNegotiator #psychology #CombatDisinformation

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here